El Affaire Bjorn Lomborg

Por: 
Ernesto Sánchez Proal

El 17 de Diciembre pasado, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Dinamarca rechazó la sentencia que el 7 de Enero del mismo año había dictado el Comité Danés de Deshonestidad Científica al economista Bjorn Lomborg: juzgó su libro (The Skeptical Environmentalist) como “objetivamente deshonesto” y “claramente en contra de los estándares de la buena práctica de la ciencia”.

 

La publicación de The Skeptical Environmentalist causó un nivel de polémica considerable entre el medio científico y económico. El libro básicamente opina que la situación del medio ambiente en el Planeta no es tan grave como se presenta consistentemente y apoya esta tesis con una cantidad abrumadora de datos (2930 notas de pié de página, 1800 referencias bibliográficas, 173 figuras y nueve tablas). Opina que los niños que están naciendo ahora (tanto en países desarrollados como en países en vías de desarrollo) tendrán una expectativa mejor en la vida que sus padres y abuelos, con mejor alimentación, educación y en general un mejor nivel de vida. Además critica, entre otras cosas, el establecimiento de acuerdos para evitar el calentamiento global (como el Protocolo de Kyoto) puesto que opina que no se han estudiado adecuadamente las consecuencias negativas de su aplicación sobre los sistemas de producción y la economía en general.

 

Estas opiniones fueron recibidas con júbilo por los sectores conservadores de la economía, incluido por supuesto el establishment de la industria petrolera. Al mismo tiempo, el libro provocó bastante irritación entre gran parte (se aclara que no todos) de los científicos dedicados al estudio de aspectos energéticos, poblacionales, climáticos y del medio ambiente en general. El nivel de rechazo entre estos últimos sobre el libro de Lomborg llevó a que la reconocida publicación Scientific American dedicara un capítulo completo en Enero del 2002 para criticar los argumentos allí presentados, a través de científicos que son citados fuera de contexto en The Skeptical E.

 

Se promovió un caso ese mismo año (2002) ante el Comité Danés de Deshonestidad Científica (“DSCD”, que por cierto depende del Ministerio de Ciencia antes citado), y este Comité resolvió fallar en contra de Lomborg a principios del 2003. Este fallo provocó una serie de reacciones en los medios conservadores como The Economist y The Wall Street Journal, que compararon esta decisión con lo ocurrido a Galileo en el siglo XVII y equipararon al DSCD con la Santa Inquisición. Otros le dan el calificativo de Orwelliano y comparan al DSCD con el “Ministerio de la Verdad” (de la novela 1984 de George Orwell). Lomborg vendría a ser, según estos puntos de vista, algo así como un mártir científico.

 

La realidad será difícil de averiguar y presentar, en todo caso ambas partes tienen algunos argumentos sólidos y algunos otros que comienzan a rayar en el fanatismo (tanto conservadores como liberales). Ambas partes presentan los datos y los hechos, apoyados por la ciencia, de manera que soporten su agenda. Y ambos grupos opinan que lo que buscan es el bienestar de la sociedad (aunque los conservadores parecen tener un énfasis especial en el corto plazo y a darle menos peso a las situaciones de generaciones futuras). Sin embargo, la ciencia admite sólo una respuesta válida y proporciona el método para probar la veracidad o falsedad de las diferentes teorías propuestas. Los que presentan una visión distorsionada de la realidad usando a la ciencia como argumento de credibilidad saben lo que están haciendo – el mismo rigor del método científico hace imposible el que sean inocentes por ignorancia. Podría decirse que prostituyen a la ciencia. Seguramente piensan que lo hacen buscando un fin superior.

 

Lomborg ha excedido por mucho las expectativas de venta de su libro, que está entre los “best sellers” científicos de Amazon.com. Un dato interesante es que hace algunos años fue miembro de Greenpeace y un izquierdista declarado.

 

 

Ernesto Sánchez Proal es director general de Jabil Guadalajara.

 

Publicado en la Revista: